Cars

Cars

Lanzamiento: 2006
Duración: 117 minutos
Presupuesto: 120.000.000$
Recaudación: 461.982.881$

La película comienza con la carrera final de la Copa Pistón. Los favoritos para ganar, empatados en puntos por el liderazgo son: el veterano y siete veces campeón Strip Weathers “El Rey”, su constante perseguidor Chick Hicks, y el novato estrella, el Rayo McQueen. McQueen logra sacar una enorme ventaja, pero al negarse a cambiar sus neumáticos en la última vuelta le explotan y la carrera termina en un triple empate con Chick y el Rey. Los oficiales deciden que la carrera de desempate se hará en Los Ángeles dentro de una semana. Desesperado por llegar lo más pronto posible, McQueen obliga a su camión transporte, Mack, a que conduzca toda la noche sin parar.

Mientras un soñoliento Mack viaja por la carretera, termina siendo víctima de un grupo de delincuentes que lo hacen quedarse dormido y comienzan a empujarlo, causando que McQueen se salga del tráiler mientras duerme. Este despierta en medio del tráfico, perdido, y al entrar en pánico termina metiéndose por la Ruta 66 y llegando al olvidado pueblo de Radiador Springs. Tras una persecución con el sheriff local, McQueen termina destrozando la calle principal del pueblo y es arrestado. Al día siguiente es llevado a la corte de tránsito para ser juzgado. El juez (y médico) local, Doc Hudson, al verlo, primero quiere que se largue de Radiador Springs immediatamente; pero por insistencia de la fiscal, Sally Carrera, Doc lo sentencia a arreglar la calle como servicio comunitario.

McQueen intenta apurar el trabajo, pero termina dejando la calle peor que como estaba, y se ve obligado a empezar de nuevo. Al ir pasando los días, va trabando amistad con los residentes del pueblo, y se entera de que tiempo atrás Radiador Springs solía ser una parada popular en la Ruta 66, pero con la construcción de una interestatal que aisló al pueblo y les ahorraba 10 minutos de camino, Radiador Springs quedó borrado del mapa, con lo que muchos de los residentes cerraron sus negocios y se fueron. McQueen además descubre que Doc es, en realidad, el Fabuloso Hudson Hornet, un legendario corredor que ganó tres Copas Pistón, pero tuvo un accidente que acabó con su carrera hace más de 50 años, aunque no ha perdido su toque en las carreras. Sin embargo, sigue resentido por el hecho de que lo hayan abandonado tan rápido después de su accidente, y se rehúsa a entrenar a McQueen cuando este se lo pide.

Animado por sus nuevos amigos y tras un paseo por el lugar con Sally, McQueen termina de arreglar la calle y decide quedarse un poco más en el pueblo, visitando los negocios para equiparse antes de ir a California. Doc, que ya no soporta tenerlo más ahí, le avisa a los medios sobre el paradero de Rayo, y en la noche, Mack y los medios llegan al pueblo a buscarlo para llevárselo. McQueen se ve forzado a ir California sin tener siquiera la oportunidad de despedirse de sus amigos. Sally está molesta con Doc por solo pensar en sí mismo, y el resto del pueblo se entristece al ver partir a McQueen. Una vez que se retiran a sus hogares, el pueblo vuelve a quedarse en silencio y oscuridad, y Doc se da cuenta de cuánto significaba McQueen para ellos.

La carrera de desempate comienza, y McQueen no puede concentrarse al no dejar de pensar en Radiador Springs, cometiendo errores y quedándose rezagado. Cuando ya está a punto de darse por vencido, se sorprende de ver que sus nuevos amigos han venido para apoyarlo en los pits con Mack, con Doc – de vuelta con su pintura de corredor – como su nuevo jefe de mecánicos, y para sorpresa de todos los aficionados, pues no habían visto a esta leyenda viviente en casi 50 años. Usando los trucos que aprendió en Radiador Springs, McQueen logra contrarrestar las tácticas sucias de Chick Hicks y mantenerse dentro de la carrera. En la última vuelta, al recordar la técnica de derrape que le enseñó Doc, McQueen consigue tomar la delantera y se dirige hacia la meta. Chick, determinado a no entrar de nuevo detrás del Rey, lo golpea tan violentamente que lo saca volando fuera de la pista en un terrible choque, para el horror de todo el público. McQueen, al ver lo que le pasó al Rey, se acuerda de como acabó la carrera de Doc, y frena justo antes de cruzar la línea de meta, dejando que Chick gane la Copa Pistón. Ante las miradas atónitas de todos los presentes, McQueen se regresa para empujar al Rey y ayudarlo a que termine su última carrera y pueda retirarse con dignidad, ganándose las ovaciones de todos. En cuanto a Chick, de igual forma gana la Copa Pistón, pero todo mundo rechaza su victoria y en la ceremonia de premiación lo abuchean por lo que le hizo al Rey.

Pese a haber perdido la carrera, Rayo McQueen se gana el respeto y admiración de todos por su espíritu deportivo; Tex Dinoco se le aproxima para ofrecerle su patrocinio, pero McQueen amablemente lo rechaza, ya que ha decidido quedarse con el equipo de Rust·eze por haberlo llevado hasta ahí. McQueen muda su cuartel general a Radiador Springs, con lo que le devuelve la vida y alegría al pueblo y a todos sus habitantes así como una sorpresa para Luigi y Guido cuando descubren que un Ferrari visita su tienda junto con 2 amigos Maseratis, algo que en realidad los pone muy felices.

En los créditos se observa cómo Radiador Springs recobra el esplendor que tenía en la historia contada por Sally, pues muchos clientes llegan al Café de Flo, al Taller de Ramone, a la llantera de Luigi y otros más. Los Tuners de Radiador Springs realizan servicio comunitario debido a sus desmanes. También aparecen “Junior” y El Rey visitando el Museo de Doc Hudson. Al mismo tiempo, Doc y el Rayo aparecen compitiendo en el desierto mano a mano, donde el múltiple campeón le da una lección de manejo al joven Rayo, demostrando cualidades intactas de manejo. También se lo ve a Sarge en una escena de entrenamiento de vehículos 4×4, en la cual se hace una sarcástica escena con un Hummer civil, con la cual se pretende demostrar que en la realidad, no posee las mismas cualidades que su hermano Humvee, el carro de combate especializado para el Ejército Norteamericano. También se ven escenas de un nuevo autocinema inaugurado, pudiendo verse algunas parodias hechas autos de algunas películas de Pixar.

En la escena después de los créditos, Van y Minny, los dos minivans que vinieron a Radiador Springs, están perdidos en medio del desierto cansados debido a la dependencia de Van de su GPS en vez de mapas los cuales Sally le había ofrecido en su visita al pueblo.

Sin Comentarios

Leave a Reply